-->

3 de mayo de 2009

Para tí.



Podría imaginármela en  la camilla de Urgencias del hospital, sacando a un individuo cubierto por sangre, venas, tirando de un cordón umbilical. Por haber soportado 16 años a una estúpida paranoica, contrariada, llena de defectos niña de papá, se merece un monumento, y quizá más. De todas formas, no me dan los fondos. Pero unas líneas sí que le voy a dedicar. Tú, que has gritado, que has castigado, que has querido, que has dado de comer, que has vestido, que has entretenido, que has vivido a dos pequeños monstruitos -de pequeña lo he sido- salidos de su vientre. Que nos has ofrecido una casa, una educación considerablemente buena, unos caprichos, unas responsabilidades, una madurez, una sonrisa, y una vida para cada uno. Hoy, domingo 3 de mayo, he recuperado mi texto, perdido en cierres de ventana con prisas de ayer madrugada y la inspiración en este momento es pobrísima -por no decir nula, pues tengo que hacer un trabajo de arquitectura y mi mente está sufriendo un bloqueo emocional, no, más bien neuronal- , pero haré un esfuerzo.


Me hiciste descubrir el mundo
Me diste todo lo que pedí sin más
Me rescatas siempre del agujero más profundo 
Me llevas de la mano hasta la libertad


Y sé que es difícil ser alguien
Que te apoye, que te enseñe a obedecer
Y aunque pasen 50 años, incluso cien
Seguirás siendo mi madre, siempre lo recordaré


Mediante Lírica digo lo que pienso
Pues es mi modo de expresarme hoy
Tu, que estarás ahí, soportando mis suspensos
Hasta aguantar el día en el que sin más yo diga 'me voy'.


Es duro, te entiendo perfectamente
Y con cuatro estrofas te enseño
Que cuantas mas cosas das a la gente
Recibes lo mismo tarde o temprano, simplemente sé paciente.


Love you, mum.

Flowers are growing all over my bones.

No pretendo en absoluto ser la más famosa de todo Blogger, no. Lo que intento es tener un rinconcito en la web para que amantes de la literatura y adictos al placer de escribir se tomen unos minutos para leer algún que otro relato, algún que otro párrafo y para opinar sobre mis minutos de tecleo nocturnos. La verdad, prefiero que os sinceréis conmigo criticando mis poligrafías de manera constructiva; -pues siempre se aprende más de lo que te han enseñado, reprochado y corregido-, que digáis 'está muy bien.' Por una vez, quiero que me juzguen por lo que escribo.