-->

31 de agosto de 2009

Explicaciones lógicas.



Como siempre, el humano es el único animal que tropieza dos veces por la misma piedra. Es el único que da oportunidades. ¿Y de qué sirven? De nada.
Le di, no solo una, si no varias oportunidades al amor, y aquí estoy, por tercera vez destrozada, otra vez arriesgándome frente el abismo, cosiendo mi corazón. ¿Y por qué le he dado oportunidades al amor? Por que creía en él, o básicamente, por que soy tonta.
Todas las personas tenemos una lógica en nuestras mentes y nuestro comportamiento puede ser justificado con una serie de ideas, conceptos, o razones. Hagamos los ejemplos con mis tres rompecorazones:

Nico: Fantasma. Decía ser más de lo que era. Bebedor activo. MUY despreocupado.
Pasaba de mí, se hacía el ocupado.
Acabé entendiéndolo meses después de dejarme.

Hai: Borde, de alguna forma "rarito". Despeocupado. Consentido. Aprecia lo que quiere hasta que lo tiene.

Pero...¿Satu?
no sabría explicar lo que hace.
¿Como relacionar "Es que no sé qué me pasa contigo." y "Yo quiero a Esther y no te cabe en la cabeza."? No lo sé, y me frustra, por que realmente no sé qué pasa.
¿Como explicar esas reacciones, esas noches conmigo, esos besos, esos abrazos, y esta atención?
Ni idea. Quiero que me lo explique.
Por que entiendo perfectamente que la quiera, sí, pero que no me diga "tienes algo", y que tampoco me diga "hoy duermo en tu casa"...si no le gusto.

¡Necesito una explicación lógica ya!

2 comentarios:

Estrella. dijo...

Yo tampoco puedo explicarme porqué q algunos hombres les gusta tanto el doble juego... lo mejor es dejar de buscar una explicación y huir de la gente que no lo tiene claro y nunca lo tendrá.

El perrito que reía dijo...

La explicación es que él está comodo obteniendo lo que quiere de cada una, mientras no lo cortéis alguna de vosotras todo seguirá igual.

Besetes.

Flowers are growing all over my bones.

No pretendo en absoluto ser la más famosa de todo Blogger, no. Lo que intento es tener un rinconcito en la web para que amantes de la literatura y adictos al placer de escribir se tomen unos minutos para leer algún que otro relato, algún que otro párrafo y para opinar sobre mis minutos de tecleo nocturnos. La verdad, prefiero que os sinceréis conmigo criticando mis poligrafías de manera constructiva; -pues siempre se aprende más de lo que te han enseñado, reprochado y corregido-, que digáis 'está muy bien.' Por una vez, quiero que me juzguen por lo que escribo.