-->

29 de noviembre de 2009

Te hace sentir como nadie.




Placer. Cada vez que pronuncio esa palabra me gusta más. Me gusta como mi lengua se desliza por mi paladar. Y si se dice en voz baja, es aún más sensual. Es una palabra que refleja su significado, sientes el placer de decirla. Quiere decir lo mismo que éxtasis, pero tiene su magia. La magia de sentir como una gota de sudor recorre tu hombro suavemente visitando tu cintura y cayendo al colchón. La magia de convertir un vulgar jadeo en más placer, y de acariciar su cuerpo de terciopelo, sintiendo así sus latidos por segundo.
Sin duda, echo de menos el placer.

2 comentarios:

Damn Princess dijo...

totalmente de acuerdo
gran entrada^^

Raquel dijo...

¡Magnífico el placer!
Te sigo ;)

Flowers are growing all over my bones.

No pretendo en absoluto ser la más famosa de todo Blogger, no. Lo que intento es tener un rinconcito en la web para que amantes de la literatura y adictos al placer de escribir se tomen unos minutos para leer algún que otro relato, algún que otro párrafo y para opinar sobre mis minutos de tecleo nocturnos. La verdad, prefiero que os sinceréis conmigo criticando mis poligrafías de manera constructiva; -pues siempre se aprende más de lo que te han enseñado, reprochado y corregido-, que digáis 'está muy bien.' Por una vez, quiero que me juzguen por lo que escribo.