-->

16 de enero de 2010

miércoles.



-Algunos pasos más, y alcanzaban la perfección. Ellos -obviamente, siempre estaban juntos- eran la utopía de todo. De la felicidad, del amor, de la esperanza, de todo. Incluso del sexo. Se dice que una pareja de guapos no folla, o folla poco. Pero ellos se lo pasaban mejor que nadie. Bueno, ¡qué os voy a contar yo! Yo no sé mucho de su vida sexual, por no decir nada, pero cuando ella habla de él.... no da envidia. Es como que te alegras de que estén juntos, por que ambos son tan inalcanzables. ¿Qué haría yo con semejante hombre? Seguro que no sería lo suficiente mujer, o atractiva, o madura. O yo qué sé. El caso es que se les ve demasiado bien. es como la pareja que dura años, y años, y años. Como si llevaran cuatro o cinco vidas consecutivas juntos. Y no se cansan. Será que la perfección no cansa.
Bueno, el caso, que son muy buena gente, y...

- Para el carro. ¿Nos estás comparando con ellos?

- No, pero... a ver. ¿No te gustaría una relación así?

- ¿Y ser tan materialistas y superficiales como ellos? Venga. No somos los más guapos del mundo, aunque tú seas preciosa, pero bueno, yo no soy el hombre más atractivo de la historia, pero te quiero. Y aunque nos cansemos, aunque discutamos, aunque nos peleemos y nos llevemos la contraria... eso nos recuerda lo real que es nuestro amor. Lo que nos queremos, la confianza que tenemos sin ser de la misma sangre, dando pataletas, dándonos la espalda... Eso es el amor verdadero. No esas mariconadas de 'siempre felices'.
Si mola discutir contigo. Mola llevarte la contraria. Me pone ¿sabes? Y además, te quiero.

1 comentario:

Bego dijo...

Es un texto precioso.

Flowers are growing all over my bones.

No pretendo en absoluto ser la más famosa de todo Blogger, no. Lo que intento es tener un rinconcito en la web para que amantes de la literatura y adictos al placer de escribir se tomen unos minutos para leer algún que otro relato, algún que otro párrafo y para opinar sobre mis minutos de tecleo nocturnos. La verdad, prefiero que os sinceréis conmigo criticando mis poligrafías de manera constructiva; -pues siempre se aprende más de lo que te han enseñado, reprochado y corregido-, que digáis 'está muy bien.' Por una vez, quiero que me juzguen por lo que escribo.