-->

11 de julio de 2009

Como suelen decir, plantar codos.

Mítica, lírica lívida salida de mi boca explica teórica instíntica de lenguas matemáticas. Afila y afina cuerdas vocales, efímera poética metafórica, preguntas retóricas mortales, vocablos hablados para sacar forzosos notables. Impresionismos al profesorado, ovaciones muy a su pesar; trabajos duros, largos, y muy a su pensar. Sacar el curso a fórmulas o a letras, a ecuaciones o a largos trabajos de madrugantes; noches en vela por un número que marca el principio de nuestro porvenir.
Claves de sol, fa y re para calmar estreses, bocanadas de humo y nicotina para los más adictos, tic-tacs para los más nerviosos, dudas entre doses y treses para los ambiciosos, siestas que desconectan para los despreocupados; cafeína, teína y taurino para acompañar los libros las noches decisivas,viajes largos para los curiosos, besos con sabor a nada para las indecisas; esbozos, esquemas y amplificadores para creativos y artistas.
Más de dos lustros para llegar a dónde quieres plantar tu bandera.

1 comentario:

Srta. M dijo...

Algunos lo llaman hacerse mayor y responsable. Yo lo llamo obligación.
Muy bien expresado, y me encantan tus metáforas.
Pero es "incar los codos" xD

Flowers are growing all over my bones.

No pretendo en absoluto ser la más famosa de todo Blogger, no. Lo que intento es tener un rinconcito en la web para que amantes de la literatura y adictos al placer de escribir se tomen unos minutos para leer algún que otro relato, algún que otro párrafo y para opinar sobre mis minutos de tecleo nocturnos. La verdad, prefiero que os sinceréis conmigo criticando mis poligrafías de manera constructiva; -pues siempre se aprende más de lo que te han enseñado, reprochado y corregido-, que digáis 'está muy bien.' Por una vez, quiero que me juzguen por lo que escribo.